Propinas

La sandwicheria SUBWAY resuelva caso de pago de horas extras

subway pago de horas extras

La sandwicheria SUBWAY situado en Times Square ha pagado $42,500 a un preparador de sandwiches para resolver una demanda alegando que SUBWAY no pagó el sueldo por horas extras, en violación de la Ley de Normas Justas de Trabajo (en ingles, “FLSA”) y la Ley Laboral de Nueva York. La demanda fue presentada contra la franquicia individual y la corporación SUBWAY.

El preparador de sandwiches alega que él trabajaba hasta 60 horas por semana haciendo sándwiches y preparando ingredientes y no fue pagado el pago de horas extras. La demanda también alega que un gerente de la franquicia regularmente quitaba propinas de un tarro de propinas para los preparadores de sandwiches. Leyes federales y del estado de Nueva York establece que un empleador debe pagar el pago de horas extras a sus empleados que no son exentos, y que los empleadores no pueden tomar una parte de las propinas que los clientes dejan para los empleados de servicio. El demandante también afirmó que SUBWAY no le daba documentación de su nomina de pago, ni declaraciones de salario, lo cuales son requeridos por ley.

No es la primera vez que SUBWAY ha sido demandado por falta depago de salarios. De hecho, a partir de 2014, SUBWAY violo las leyes de pago de salarios más que cualquier otro restaurante de comida rápida. De hecho, en julio de 2016, SUBWAY entró en un acuerdo voluntario con el Departamento de Trabajo, Division de Salarios y Horas para promover y lograr el cumplimiento de las leyes laborales.

Vivianna Morales, abogada de Pechman Law Group, fue la abogada que representó al trabajador de SUBWAY.

 

Trabajadores acusan a un diner de Connecticut por robo de salarios

mesero Connecticut

Hamden Town House Restaurant en Hamden, Connecticut ha sido demandado por violaciones de pago de salario por sus trabajadores, los cuales trabajaban en el restaurante como lavaplatos, camareros, preparadores de comida y cocineros. Los abogados de los trabajadores afirman que el diner requería que los trabajadores trabajaran entre 53 y 72 horas cada semana y les pagaba un salario fijo por semana, lo cual resultaba en que a los empleados recibían tan poco como $3.14 por hora, lo cual es menos que el salario mínimo por ley. Además afirman que el diner nunca les pagó correctamente por las horas trabajadas por encima de 40 horas por semana. Los trabajadores también afirman que no se les dio tiempo de descanso a pesar de que consistentemente trabajar turnos de 11 o 12 horas, y que tenían que trabajar hasta ocho horas seguidas sin poder descansar para comer un almuerzo.

Según la demanda, el diner de Connecticut les pagó a sus trabajadores en efectivo, sin ningún recibo, y tampoco utilizaba un sistema para marcar el tiempo de trabajo. Los trabajadores afirman que se les obligaba a firmar un cuaderno cada semana que incorrectamente mostraba las horas que ellos supuestamente trabajaban y lo que supuestamente se les pagaba. Los dueños del restaurant o reducían el número de horas que los trabajadores en realidad trabajaban, o ponían un salario más alto de lo que ellos en verdad ganaban. Si los empleados se negaban a firmar el cuaderno, no se les pagaba nada. Además, según un trabajador, los propietarios periódicamente les descontaban aproximadamente veinte dólares de su pago sin explicación.

Hoy en día, el salario mínimo por ley de Connecticut es $9.60 por hora. El salario mínimo para los empleados que reciben propinas es $6.38 por hora (o $8.23 por hora para camareros). El Departamento de Trabajo de Connecticut también requiere que los empleadores les paguen a los empleados sobretiempo a una tasa de por lo menos tiempo y medio de su tasa regular de pago después de 40 horas de trabajo en una semana laboral. Además, los empleadores deben mantener registros precisos de los suelos pagados a todos los empleados. Para que un restaurante pueda tomar un crédito de propina, en Connecticut se requiere que los trabajadores que reciben propinas firmen declaraciones cada semana confirmando que están al tanto de las regulaciones de salario mínimo en Connecticut y que esa semana recibieron suficientes propinas para satisfacer el salario mínimo estatal.

Pechman Law Group recientemente resolvió un caso de robo de salarios contra Maine Fish Market en East Windsor, Connecticut por $750,000. En ese caso, los trabajadores alegaron que el restaurante no les dio a sus servidores y bartenders las declaraciones semanales requeridas por la ley de Connecticut. También los obligó a pagar platos y vasos rotos, por cuentas de clientes que se fueron sin pagar, y por sus uniformes. Además, el restaurante tomaba entre diez y quince por ciento de las propinas de sus servidores para pagar los salarios de otros empleados.

 

Otro restaurante de comida rápida demandado por pago de horas extras

fast food fries

Un restaurante de comida rápida Arby’s en Vero Beach, Florida, engañó a sus trabajadores al no pagarles correctamente por horas extras, según una demanda presentada por una ex cajera del restaurante. Los abogados de la empleada alegan que Arby’s le pago a sus empleados por todas las horas trabajadas, incluyendo horas trabadas por más de cuarenta por semana, como si fueran horas regulares, en violación de la Ley de Normas Justas de Trabajo (Fair Labor Standards Act en inglés o “FLSA”).

Los deberes primarios de la trabajadora que comenzó la demanda consistían de servir como cajera, asistir a los clientes con sus órdenes, preparar comida, y limpieza. Ella regularmente trabajaba aproximadamente 55 horas por semana, pero Arby’s no le pagaba a tiempo y medio de su tarifa regular de $9 por hora por todas las horas trabajadas por encima de cuarenta. En cambio, le pagaban un salario de $9 por horas por las horas trabajadas por encima de cuarenta por semana. Los abogados de los trabajadores están tratando de recuperar el dinero que no se le pago a los trabajadores, daños y perjuicios, y los honorarios de abogados.

Restaurantes de comida rápida en todo el país están siendo demandados por robo de salarios por no pagar por horas extras correctamente, ya sea porque les pagan a sus empleados un salario semanal, pagan salario por turnos, o pagan horas trabajadas por encima de cuarenta como si fueran tiempo regular. Por ejemplo, el Departamento de Trabajo de los Estados Unidos (Department of Labor en inglés, o “DOL”) encontró que los restaurantes Subway a través de los Estados Unidos cometieron violaciones de salarios en más de 1,100 investigaciones durante el período entre el 2000 y el 2013. Combinadas, estas investigaciones lograron que los franquiciados de Subway tuvieran que reembolsar a los trabajadores de Subway por más de $3.8 millónes. Según CNN, después de Subway, los siguientes violadores salariales más frecuentes en la industria de comida rápida son McDonald’s y Dunkin ‘Donuts.

Pechman Law Group recientemente ha llegado a acuerdos en varios casos de robo de salarios por no pagar horas extras, uno para un trabajador de 7-Eleven en Long Island por $60,000, otro para dos trabajadores de Oaxaca Taqueria en Manhattan por $82,500, y otro para un trabajador de Dunkin ‘Donuts en Queens por $30,000.  Bajo FLSA, los empleados deben recibir pago de horas extras por horas trabajadas por encima de cuarenta en una semana de trabajo a una tasa de al menos tiempo y medio de su salario regular.

 

Red Robin pagará $900,000 a sus empleados por violaciones de pago

Red Robin Store Front

Los restaurantes Red Robin de Nueva York han aceptado pagar $900,000 a servidores actuales y antiguos para resolver reclamos de violaciones por dividir propinas y por violar la regla “80/20”.

Los restaurantes Red Robin requerían que sus servidores compartieran propinas con trabajadores que ayudan a traer comida de la cocina a las mesas o “expediters”, a pesar de que los expediters tenían poca o ninguna interacción directa con los clientes. Los expeditaders no reciben propinas regularmente. Los restaurantes tomaron un “crédito de propina” para pagar a las camareras, camareros, y bussers el salario mínimo aplicable para los que reciben propinas. Sin embargo, según la Ley de Normas Justas de Trabajo (o “FLSA”, en ingles) y la Ley Laboral de Nueva York (o “NYLL”, en ingles), los empleadores pierden el privilegio de pagar a los trabajadores un salario mínimo especial cuando requieren que comparten propinas con trabajadores que no tienen derecho a propinas, como los expediters u otros trabajadores de la parte posterior de la casa.

Los servidores también pasaron más del veinte por ciento de sus turnos haciendo trabajos secundarios, incluyendo limpieza, preparación de alimentos, rellenando condimentos, y almacenando el contenidor de la barra y las estaciones de alimentos. Bajo la FLSA y la NYLL, a los patrones se les permite tomar el “crédito de propina” y pagar a los camareros, bussers, y camareros menos del salario mínimo federal. Sin embargo, las regulaciones del Departamento de Trabajo de los Estados Unidos establecen que un restaurante no calificará para el “crédito de propina” para los empleados que pasan más del 20% de su tiempo haciendo trabajos que no les permita recibir propinas.

El acuerdo de $900,000 fue aprobado preliminarmente por Gary R. Brown, juez magistrado de la corte federal en Nueva York. El acuerdo incluye a los 16 restaurantes Red Robin ubicados en todo el Estado de Nueva York y cubre a 2,153 servidores que trabajaron en cualquier Red Robin de Nueva York entre el 20 de enero de 2010 hasta el 31 de diciembre de 2016. Habrá una audiencia de imparcialidad en la corta en junio del 2017.

Los fondos establecidos por el acuerdo se distribuirá entre los actuales y antiguos servidores de Red Robin del Estado de Nueva York basados en el número de horas que trabajaron durante el período entre el 20 de enero de 2010 y el 31 de diciembre de 2016. Red Robin tambien aceptó los términos de un acuerdo en un caso similar por robo de salario en Pennsylvania en el 2016 por $ 1.3 millones.

 

Jue Lan Club demandado por no pagar salarios

jue lan club restaurant front

Jue Lan Club, el restaurante y discoteca de moda en los Hamptons en Nueva York conocido por ofrecer una botella de Dom Perignon Rose * por $27,000, no pagó el salario mínimo a sus trabajadores. Tampoco les pagó horas extras y propinas, según una demanda colectiva presentada en la corte federal de Nueva York.

Los abogados de los trabajadores afirman que el Jue Lan Club y Stratis Morfogen, su propietario principal, no pagaron a sus servidores el pago de horas extras a tiempo y medio su tasa normal por todas las horas semanales trabajadas más de cuarenta, aunque los camareros trabajaron más de 60 horas a la semana. La demanda también alega que Jue Lan Club exigió ilegalmente a sus meseros que dieran una parte de sus propinas a los gerentes y al personal de la casa, incluyendo lavaplatos.

A los trabajadores de restaurantes en Long Island se les recuerda que a partir de 2017, sus empleadores deben pagarles por lo menos $ 10.00 por cada hora trabajada. Una excepción a esta regla existe para los empleados de servicio de comida en los restaurantes, tales como camareros, servidores y bussers, que pueden ser pagados $7.50 por hora, siempre y cuando el restaurante les da la notificación adecuada de las leyes de “crédito de propina“. El restaurante debe proporcionarles una notificación por escrito explicando, entre otras cosas, que los empleados con propinas hacen al menos $2.50.  La notificación también debe indicar que si los empleados con propina no consiguen al menos $2.50 en propinas por hora trabajada en una semana de trabajo, el restaurante les pagará la diferencia entre las cantidades que realmente hicieron en propinas por hora y el mínimo requerido de $2.50. Por otra parte, todos los empleados del restaurante que trabajan más de cuarenta horas por semana de trabajo deben ser pagados a tiempo y medio su tasa normal por cada hora trabajada más de cuarenta. El salario mínimo de tiempo extra en Long Island es $15.00. Una vez más, las tarifas de los empleados con propina pueden ser más bajas siempre y cuando el restaurante cumpla con los requisitos de aviso explicados anteriormente. Los empleados que reciben propinas y trabajan más de cuarenta horas por semana deben ser pagados por lo menos $12.50 por hora trabajada más de cuarenta.

 

Cocinero principal podría tener derecho a pago por horas extras, según Tribunal Federal de Nueva York

back of the house kitchen

Un cocinero principal puede tener derecho a pago de horas extras, según un tribunal federal de Nueva York. Una decisión del juez George Daniels sostuvo que un “cocinero principal” de Rare Bar and Grill Chelsea en Nueva York no estaba necesariamente “exento” del pago de horas extras bajo la Ley de Normas Laborales Justas (FLSA) y la Ley Laboral de Nueva York (“NYLL”).

Francisco García Tamayo, el cocinero principal de Rare Chelsea, se encargó de organizar el refrigerador y, por lo general, preparó los ingredientes y cocinó de 6 a.m. a 4 p.m. cada día de trabajo. García trabajó 80 horas por semana y recibió un salario fijo semanal de $1,086 sin ningún pago de tiempo y medio por horas trabajadas más de 40 cada semana. El salario de García como jefe de cocina equivalía a una tarifa por hora de $13.00, mientras que los tres cocineros de línea no exentos en Rare Chelsea ganaban entre $14.00 y $17.50 por hora.

La corte revisó la cuestión de si García era un “ejecutivo” que estaba exento del pago por horas extras de la FLSA y la Ley Laboral de Nueva York. Los trabajadores empleados en la capacidad ejecutiva están exentos del pago de horas extras bajo el Departamento de Regulaciones del Trabajo de los Estados Unidos.

Un empleados “executivo”:

  •      (A) recibe compensación por salario a una tasa de no menos de $455 por semana
    (en la ciudad de Nueva York, $825 por semana);
  •      (B) tiene un deber primario de dirección de la empresa en la cual el empleado
    está empleado;
  •      (C) regularmente dirige el trabajo de dos o más empleados; y
  •      (D) tiene la autoridad para contratar, despedir o promover a otros empleados.

García admitió participar en algunas funciones de gerente, incluyendo haciéndose cargo del inventario y la calidad de ingredientes, supervisando la preparación de esos ingredientes antes de que la cocina se abriera todos los días, y sirviendo como control de calidad para la cocina del restaurante. Sin embargo, la corte encontró que estas funciones gerenciales no eran claramente “más importantes” que las funciones no gerenciales que García realizó, es decir, cocinar durante diez horas al día, y que García puede ser un empleado no exento como resultado.

García señaló que parte de su trabajo consistía en asegurarse de que “el restaurante estaba limpio” y que “las cosas iban bien”. Sin embargo, también testificó que los cocineros que trabajaban bajo él supervisaban sus propias estaciones, que nuevos empleados reciben la mayoría de su entrenamiento de los otros empleados, y que tenía que llamar al Chef Ejecutivo por teléfono cuando el Chef Ejecutivo no estaba presente para tomar decisiones en el restaurante. Como resultado, las responsabilidades de supervisión y gestión de García eran su responsabilidad principal sólo cuando el Chef Ejecutivo no estaba presente. García también declaró que muchas de sus decisiones cotidianas involucraron la dirección del Chef Ejecutivo y que el Jefe Ejecutivo estableció los horarios de los empleados de la cocina y desarrolló los procedimientos de preparación de alimentos que los cocineros principales tenían que seguir.

Este caso puede tener un impacto importante para cocineros y “sous chefs” que son clasificados erróneamente como “exentos” e ilegalmente no pagados por horas extras.  En vez de recibir un salario fijo, deben recibir una tarifa por hora.

Matteo’s Restaurant en Bellmore, Nueva York demandado por robo de salarios

Matteo's Bellemore restaurant logo

El restaurante Matteo en Long Island fue demandado por dos trabajadores antiguos por no pagarles el salario mínimo, por horas extras, ni el pago por periodo de horas, según una demanda inicidada en una corte federal de Nueva York. La demanda, presentada por dos lavaplatos, afirma que Matteo no le pagaba correctamente a sus trabajadores no exentos por horas extras trabajadas. Los trabajadores dicen que, aunque regularmente trabajaban 60 horas por semana, no se les pagaba a tiempo y medio por las horas trabajadas por encima de 40 horas por semana. En cambio, dicen que el restaurante les pagó un salario fijo cada semana sin tomar en cuenta del número de horas que realmente trabajó y también les borraba algunas de sus horas.

Un trabajador del restaurante alega que le pagaron $420 por semana, parcialmente en efectivo, lo que resultó en una tasa por hora menos del salario mínimo. Otro trabajador dice que el restaurante sólo le pagó 42.5 a 48.5 horas de trabajo por semana, a pesar que trabajaba hasta 69 horas a la semana. Además, los trabajadores reclaman que Matteo ha violado sus derechos al no pagarles por una hora adicional cuando su jornada excede 10 horas.

La demanda alega que los trabajadores de la cocina normalmente trabajaban más de 10 horas al día sin interrupciones ni períodos descanso para comer. Por ejemplo, un lavaplatos alega que regularmente trabajaba un horario que comenzaba a las 12:00 p.m. y terminaba alrededor de las 11:30 p.m., seis días a la semana (69 horas) seguidos sin descansar. Los lavaplatos también afirman que Matteo no les dio notificación adecuada de sus salarios en cuando fueron contratados ni tampoco talones de pago indicando las horas trabajadas por semana y su tarifa cada vez que se les pago.

 

Maine Fish Market pagara $750,000 a empleados por salarios no pagados

Maine Fish Market Restaurant Logo

Maine Fish Market, un restaurante popular de mariscos en East Windsor, Connecticut ha pagado $750,000 a aproximadamente 70 empleados por salarios no pagados y violaciones de propinas. La demanda de class action alega que Maine Fish Market no pagó el salario mínimo requerido bajo la ley federal a sus meseros y bartenders. También no pagó el pago de sobretiempo por las horas extras trabajados en una semana a los trabajadores de cocina del restaurante. Además, meseros reclaman que fueron requeridos a pagar por sus propios uniformes, a pagar si se rompía vajillas, y si clientes se fueron sin pagar. El restaurante también tomaba diez a quince porciento de las propinas de los meseros cada día. La demanda alega que los dueños usaban este dinero pagar a otros trabajadores. Según la Ley de Normas Razonables de Trabajo (“FLSA”) y la Ley de Salario Mínimo de Connecticut (“CMWA”), los empleadores no tienen derecho de reclamar propinas ganadas por los meseros.

Los empleados son representados por Louis Pechman y Laura Rodriguez de Pechman Law Group PLLC, y tambien por William Madsen de Madsen, Prestley & Parenteau LLC.

Demanda contra restaurante por discriminacion y violaciones de pago

New York Post logo

El New York Post ha reportado que Le Rivage, un restaurante de comida francesa en midtown Manhattan, fue demandado por sus meseras por discriminacion de edad y violaciones de salario mínimo, horas extras (“overtime”), y propinas. Los abogados para las meseras en este caso son Laura Rodriguez y Louis Pechman, fundador de empleadosderestaurantes.com.

 

Restaurante Chili’s Demandado Por Obligar a Sus Meseros a Compartir Sus Propinas Con Expedidores

Chili's Logo

En una acción colectiva en la corte federal, el restaurante Chili’s a sido demandado por su practica de requerir que los meseros compartan sus propinas con expedidores. Según la demanda por robo de salarios, locales de Chili’s en Nueva Jersey, Delaware, Indiana, Michigan, y Ohio obligaron a sus meseros a compartir propinas con expedidores. Expedidores son individuales que generalmente trabajan en o cerca de la cocina poniendo la comida que ha sido pedida en bandejas para que los meseros la puedan recoger y los cuales no tienen contacto con los clientes del restaurante.

La demanda alega que Chili’s obliga a sus meseros, los cuales regularmente toman el pedido y en realidad son los que le sirven a los clientes del restaurante, a compartir las propinas con expedidores que no interactúan con los clientes en lo absoluto. El resultado es que un porcentaje de las propinas que dejan los clientes con la intención de que sus meseros las reciban, termina en las manos de los expedidores, con los cuales los clientes no se comunicaron y probablemente ni siquiera vieron.

La demanda afirma que esta forma ilegal de compartir propinas fue aplicada uniformemente en cuarenta y seis locales de Chili’s que son operados por y propiedad de Quality Dining, Inc. Los trabajadores alegan que el resultado de esta practica por parte de la compañía el restaurante a perdido el derecho de tomar un crédito de propina bajo la Ley de Normas Justas y Razonables (Fair Labor Standards Act en ingles, o “FLSA”).

DISCLAIMER: The use of the Internet or this form for communication with the firm or any individual member of the firm does not establish an attorney-client relationship. Confidential or time-sensitive information should not be sent through this form. Please verify that you have read the disclaimer.

Thank you! Your submission has been received!

Oops! Something went wrong while submitting the form